FASE 4
Destino final de los restos|ARRIBA


Narrado por Marcela Carvajal

Objetivo de la fase

Entregar los restos humanos de las personas desaparecidas a sus familiares una vez identificados. En caso contrario, preservar los restos humanos sin identificar para futuros análisis.

Entrega de los restos humanos
identificados a los familiares|ARRIBA

¿Qué se hace?

El médico forense informa al fiscal de los resultados de la necropsia y los análisis para la identificación. Una vez le ha informado al fiscal, se hace la orden de entrega para que Medicina Legal se lo entregue a la familia. Los familiares son ubicados por Medicina Legal o Policía Judicial, a través de información del Formato (FNBPD) que se encuentra en el SIRDEC, o registros de la Registraduría Nacional, pero también a través de medios de comunicación escritos y radiales. También se divulga la información en la página web de Medicina Legal en el link “Consulta a Desaparecidos y cadáveres” y se informa al DAS, CTI y otras instancias como parroquias, alcaldías, personerías, consultados e inspecciones de policía.

Una vez se contacta al familiar, el patólogo certifica la muerte de la persona desaparecida que ha sido identificada mediante un Certificado de Defunción. Generalmente son las funerarias quienes tramitan los siguientes dos procesos:

•  Tramitan el Registro Civil de Defunción ante una Notaría para sus familiares. Por su parte, la Notaría y el fiscal deben informar a la Registraduría General de la Nación, quien clausura el Registro de Nacimiento y anula el número de identificación y de Cédula de Ciudadanía.

•  Tramitan ante la Secretaría de Salud, o en su defecto la Alcaldía, para que se expida la licencia de inhumación de cadáver de manera que los familiares puedan enterrar a su ser querido en algún cementerio.

Los derechos civiles desaparecen en cabeza del fallecido, es decir ya no puede comprar ni vender, ni pagar deudas, ni liberar hipotecas; no puede reconocer hijos, ni elegir ni ser elegido.

Es importante que los funcionarios del Estado, los familiares y sus acompañantes coordinen adecuadamente y con tiempo la entrega de los restos humanos identificados, acordado cuáles serán los procedimientos, quién y cómo se llevarán a cabo de acuerdo a los expectativas sociales de las familias, y en el lugar determinado por ellas, contribuyendo a dignificar de la memoria de sus seres queridos. Para esto, de ser preciso, el Estado facilitará los recursos (económicos, de seguridad y transporte) y la logística necesaria para que los familiares puedan inhumar a sus seres queridos según sus costumbres y creencias.

Se entrega a los familiares el Registro Civil de Defunción de su ser querido, con la cual podrán adelantar todas las gestiones judiciales y civiles que requieran.

Este paso es fundamental porque determina los derechos civiles de los familiares de la persona desaparecida: acceso a la pensión y a la salud, a disponer del patrimonio, y para que el nombre de su familiar desaparecido no sea utilizado en ilícitos, votaciones y fraudes.

Los familiares pueden involucrar a personas de confianza de la comunidad, acompañantes y líderes espirituales, en la preparación de la ceremonia de entrega e inhumación de su ser querido. Esto contribuye a dignificar la memoria del desaparecido y a crear un escenario activo de participación. Si los familiares así lo desean y les resulta reparador, es clave facilitar contactos con medios de comunicación escritos, radiales o visuales para contar su historia. Aquí es fundamental conocer el enfoque que le darán los medios al tema, y si los familiares están de acuerdo con él.

¿Para qué se hace?

Para que los familiares puedan decidir cómo quieren celebrar la ceremonia de despedida de su ser querido, recordarlo y dignificarlo según sus creencias y costumbres. También para que puedan iniciar procesos judiciales de justicia y reparación, así como los procesos civiles como el proceso de sucesión, trámites administrativos y efectos fiscales, entre otros.

Haber encontrado a un desaparecido, no significa que la investigación no continua por desaparición forzada. De este modo, en el proceso judicial por desaparición forzada, se adicionan otros delitos como el de homicidio, y en algunos casos tortura y/o violencia sexual.

Persona o institución relacionada con el procedimiento

Entidades estatales: Fiscal, profesionales psicosociales de la Fiscalía, la Registraduría Nacional del Estado Civil. La Comisión de Búsqueda de Personas Desaparecidas también pueden contribuir en la coordinación de las ceremonias según la voluntad de los familiares.

Sociedad civil: los familiares y sus representantes legales, así como otros acompañantes que ellos dispongan.

Herramientas utilizadas

•  Acta de entrega.

•  Certificado de Defunción.

•  Registro Civil de Defunción.

•  Licencia de inhumación.

•  Cofres con restos humanos y con los demás objetos encontrados.

•  Nicho, bóveda, lote o espacio determinado por los familiares para la inhumación.

Disposición de los restos humanos
no identificados|ARRIBA

¿Qué se hace?

El Fiscal encargado de la investigación de cualquier caso de personas no identificadas o NN, debe recibir del médico forense el informe sobre la necropsia. Con esta información se debe expedir la orden de inhumación estatal, con lo cual Medicina Legal completa el Formato de entrega o disposición final de cadáveres sometidos a necropsia medicolegal y coordina la entrega del NN a un cementerio. Allí, el párroco, el administrador del cementerio, o en su defecto, el Alcalde deben firmar el acta y asumir la custodia de los restos. Es decir, ellos son responsables por los cuerpos no identificados o NN que se encuentren en su cementerio, y deben saber que no podrán hacer ninguna exhumación, o sacar estos cuerpos sin la autorización y notificación al fiscal encargado del caso. Ellos deben, así mismo, reportar a Medicina Legal, o el Registro Nacional de Desaparecidos, la información relativa a la ubicación final del cuerpo o restos óseos, para que puedan ser ubicados posteriormente.

Es importante que ninguna persona entierre un cadáver no identificado, si no se ha realizado un procedimiento de inspección a cadáver y su respectiva necropsia medico-legal. En todo caso, es importante contactar al Cuerpo Técnico de Investigación o a la sede de Medicina Legal más cercana para realizar este trabajo.

Todo cementerio debe contar con un área para la disposición final de cadáveres no identificados o sus restos, y la utilización de estas áreas son de carácter gratuito para la autoridad competente (alcaldías municipales o distritales). Los NN no pueden ser exhumados o sacados de las bóvedas sin una autorización judicial y tampoco podrán ser cremados. Es recomendable que tampoco vayan a osarios comunes, de manera que en un futuro se puedan encontrar e identificar.

Las bóvedas asignadas a cadáveres no identificados (NN), deben estar marcados con la siguiente información mínima, en tinta indeleble y permanente:

•  Número del protocolo de necropsia (asignado por Medicina Legal)

•  Número de la noticia criminal o acta de inspección a cadáver.

•  Fecha de la necropsia: Es decir, la fecha que está en el protocolo de necropsia. Es importante que administradores de cementerios y sepultureros no usen la fecha de la inhumación, ya que difícilmente se podrá hacer un rastreo de la información del NN.

¿Para qué se hace?

Para que los cuerpos no identificados (NN) puedan ser encontrados rápidamente, una vez sean identificados o cotejados en el SIRDEC. Como este procedimiento es continuo, y depende de la cantidad y calidad de información que se va consiguiendo, puede que la identificación de un NN tarde varios meses, o incluso años. Por esta razón es importante que los restos humanos no identificados se conserven en condiciones dignas, y que tengan un sistema adecuado de registro que permita su rápida ubicación. Un NN menos, es una familia que tiene consigo a su ser querido desaparecido.

Persona o institución relacionada con el procedimiento

Entidades estatales: Fiscalía, Medicina Legal y administradores de cementerios municipales (Alcaldía).

Sociedad civil: Parroquias administradoras de cementerios.

Herramientas utilizadas

•  Registro Nacional de Desaparecidos (RND) y SIRDEC

•  Informes médico - legales de necropsia

•  Registros de inhumación estatal

•  bóvedas, nichos o lotes para cadáveres no identificados en cementerios municipales

•  Actas de entrega de restos y de defunción

•  cadena de custodia

•  Registros de los cementerios: Listas manuales (cuadernos, por ejemplo) o digitales, que contienen la información básica sobre cuerpos o cadáveres de personas sin identificar que ingresan a sus bóvedas. Los datos fundamentales que deben registrarse son:

•  Sexo y Edad, fecha y lugar de muerte

•  Número y fecha de necropsia y número de noticia criminal

•  Autoridad que ordena la inhumación en el cementerio

•  Fecha de entierro o inhumación

•  Número de la bóveda y pabellón

Conclusión


Narrado por Marcela Carvajal